Senda Urbana de Les Aromes

senda roja

Punto de Salida y Llegada: Parc Joan Fuster

Distáncia: 5,1 km.

Tiempo Estimado: 1,03 hora.

Desnivel Máximo: 15,6 m.

Dificultat técnica: Fácil.

Parc Joan Fuster Parc Joan Fuster
Parc Joan Fuster2 Parc Joan Fuster2
Alqueria Laborde Alqueria Laborde
Alqueria Laborde2 Alqueria Laborde2
Alqueria Laborde2 Alqueria Laborde2
Alqueria del Gall Alqueria del Gall
Pota d'elefant Pota d'elefant
Línia Ferrocarril Línia Ferrocarril
flora flora
vía ferrocarril vía ferrocarril

Como Llegar:

urbanetUrbanet: Parada cada 30min en C.Salud Corea. Linea 3  

icono marina gandienseMarina:Parada cada 15min en  C.C.Carrefour.

bicicletaSaforBici:Estació al Parc Joan Fuster.

Trazado de la ruta:

Descarga en: KML
GPX
PDF

La Senda de Los Aromas o Senda Roja es una ruta circular que se inicia en el Parc de Joan Fuster y continúa hasta el Barranc de Sant Nicolau, en el Grau de Gandia. Por el camino nos encontraremos con los encantadores aromas de plantas aromáticas como el tomillo, el romero o la pebrella, y de la flor del naranjo.

 Parc de Joan Fuster

Iniciamos la senda desde el Parc Joan Fuster, una frontera verde que rodea y delimita la ciudad con los nuevos barrios residenciales de casas unifamiliares que se extienden hasta el Grau.

Nos detendremos a observar la palmera de 8 brazos, trasplantada hace unos años desde su original ubicación en Plaza del ayuntamiento.

Continuaremos por l’Alqueria Laborde que guarda un auténtico jardín botánico con árboles muchos singulares en dirección a la avenida del Grau.

 Els aromes de l’avinguda del Grau

Una gran magnolia nos señala dónde girar hacia la Avenida del Grau, en dirección al puerto. En esta amplia y soleada avenida se ha habilitado un carril bici que se extiende hasta el final de la playa Norte.

Siguiendo nuestro paseo podremos deleitarnos con los aromas de las plantas, las flores y el mar a la vez que conoceremos antiguas alquerías de la huerta de Gandia, vestigios de su pasado rural y burgués. Como referentes en esta senda encontramos las alquerías del Gall y Els Peiró, ubicadas detrás del camping situado antes de llegar al Grao.

La alquería valenciana es generalmente de planta rectangular. Algunas están formadas por dos cuadrados, uno integrado en el otro, con fachadas lisas.

En la planta baja se encontraba el que constituía propiamente la vivienda; el piso de arriba antiguamente se destinaba a guardar las cosechas y a la cría de gusanos de seda.

Por el camino, encontraremos distintas plantas aromáticas que crecen silvestres en nuestras montañas, algunas especialmente queridas por los habitantes de esta comarca por su valor y uso gastronómico para hacer infusiones y licor de hierbas: romero (Rosmarinus officinalis), tomillo (Thymus vulgaris), ajedrea (Satureja obovata) o pebrella (Thymus piperella), esta última endémica de la Comunidad Valenciana.

 El Barranc de Sant Nicolàs          

La Avenida finaliza en la entrada del Grau de Gandia, justo a la rotonda del Molí de Santa María. Giramos a nuestra izquierda para dirigirnos a la desembocadura del barranco de Borrell o Beniopa, aquí llamado Barranco de Sant Nicolau, un lugar peculiar que parece una pequeña ría por donde entra el agua del mar tierra adentro.

Continuamos el camino que bordea el barranco, al principio por su borde y posteriormente adentrándose por la urbanización de chalets de nueva construcción.

Desde la desembocadura hasta que el agua salada del mar se estanca barranco arriba, podremos disfrutar del avistamiento de aves que viven y anidan en los humedales cercanos y que aprovechan estas aguas bajas con riqueza piscícola para alimentarse.

Camí fondo

Una vez atravesada la urbanización, el camino vuelve a abrirse en medio de los campos de naranjos, donde el aroma de azahar nos recordará que estamos pisando una tierra de huertos y acequias, de alquerías y regadíos, palmeras y cañas, territorio conquistado y reconquistado por cristianos y musulmanes que desde el Castillo de Bairén, al fondo, enmarcan un paisaje mediterráneo que ha perdurado hasta hoy.

Antes de finalizar la ruta desde el punto donde la hemos iniciado, el camino cruza las vías de la línea férrea Carcaixent – Gandía, una de las tres conexiones con las que contó la ciudad en tiempos de auge económico para la exportación de los productos agroalimentarios de las comarcas vecinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies