Senda Urbana dels Ullals

senda verda

Punto de Salida y llegada:
Parc Joan Fuster.

Distancia: 6,9 km.

Tiempo  estimado: 1 hora i 23 minutos.

Desnivel máximo: 13,7 m.

Dificultat técnica: Moderada.

Como Llegar:

urbanetUrbanet: Parada cada 30min en C.Salud Corea. Linea 3.

Marina:Parada cada 15min en  C.C.Carrefour.

bicicletaSaforBici:Estación al Parc Joan Fuster.

Trazado de la ruta:

Descarga en:KML
GPX
PDF

La “Senda Verda” recibe el nombre del color esmeralda del agua de los ullals. Un recorrido circular ubicado en la zona Norte de la ciudad que se inicia en el Parque Joan Fuster y continúa por una ronda verde ajardinada que nos lleva a l’Alqueria del Duc, un tesoro natural, escondido entre naranjos, y considerado como el pulmón natural de Gandia.

Este paraje está formado por varios estanques surgidos por el manantial de los numerosos ullals de la zona que han propiciado una rica biodiversidad natural de flora y fauna que podemos conocer en el Centro de Interpretación de los Embalses (Aula Natura).
 

Parc de Joan Fuster

La ruta comienza en el parque urbano de Joan Fuster, una ronda ajardinada que hace de muralla verde entre el núcleo urbano y los espacios urbanizados de la zona este de ensanche con la intención de abrir corredores verdes que conectan la ciudad con su entorno natural.

Por el carril habilitado a peatones de la Avenida del Mar llegamos hasta una rotonda donde continuamos por las calles del nuevo barrio residencial, Puerta del mar, formado por chalets y casas ajardinadas.

   Xarxa de Sèquies

Ya fuera del casco urbano pasamos por un desnivel provocado por el paso del Barranco de Beniopa, un fenómeno hidrogeológico que consiste en un sistema de recogida y aprovechamiento de las escorrentías dentro del ciclo del agua.

Justo en este punto hay una bifurcación, podemos elegir cualquiera de las dos direcciones, pero desde el punto de conexión de esta ruta circular, recomendamos tomar el camino de la izquierda.

Este tramo de la senda, entre campos de naranjos, resulta muy atractivo, un paseo que si lo recorremos en la época del florecimiento de la naranja, se convierte en una experiencia fantástica y genuinamente valenciana con el aroma suave e intenso del azahar.

Durante el trayecto se puede observar el actual sistema de regadío que drena el marjal, más de 22 km sustentado en la antigua red de acequias, entre las cuales, las más largas son elas del escurridor de Xeresa (2,7 km), la acequia de l’Auir (2,8 km), la acequia Nova (2,9 km) y la acequia del Rei (2,3 km).

Els Ullals

El camino nos lleva a una frondosa arboleda conocida como l’Alqueria del Duc. Este paraje, con una rica biodiversidad natural de flora y fauna, está formado por estanques circulares de reducidas dimensiones y cierta profundidad surgidos por el manantial de numerosos ullals.

Els Ullals, son fuentes de agua dulce que surgen del subsuelo, un fenómeno natural típico del litoral valenciano y muy vulnerable a la acción humana, por lo que es un espacio con una estricta reglamentación de uso para garantizar su protección. Dentro de los ecosistemas del marjal, Els Ullals tienen una gran importancia ambiental al contar con agua de calidad durante todo el año, incluso en años de fuerte sequía.En la partida de Pla de les Fonts hay contabilizados hasta un total de trece ullals.

Este paraje lagunero está habilitado con pasarelas y caminos para los visitantes que enlazan l’Ullal del L’Estany y L’Ullal de la Perla, dos estanques abastecidos por el agua subterránea del acuífero kárstico del Macizo del Mondúver y el agua de las acequias, los barrancos y las lluvias.

Podemos observar vegetación de ribera como el chopo, el tilo o el sauce, así como flora típica del marjal que delimita y rodea el paraje, y donde habitan diferentes especies de aves, como el ánade real o la garza.

L’Alqueria del Duc

A la salida del circuito de los estanques nos encontramos con l’Alqueria del Duc, una antigua alquería medieval fortificada construida durante el siglo XIV y que sirvió como residencia de verano para los duques de Borja. Se trata de un robusto edificio de gruesos muros, con planta cuadrada, dos alturas rematadas con techo de teja árabe con vigas de madera y un patio interior central.

El carácter defensivo del edificio está definido por la presencia de tres garitas angulares en las esquinas, así como por la presencia de troneras y huecos en la planta baja. En el primer piso se encontraban las dependencias de la residencia señorial, un salón, una capilla y varias habitaciones decoradas con materiales lujosos.

La cantonera noroeste de la alquería no cuenta con garita, ya que en su lugar encontramos los restos de una torre de ladrillo que contrasta con el resto del conjunto de argamasa y piedra. Se trata de los restos de una antigua torre defensiva del siglo XIV donde posiblemente se efectuará el relevo de las patrullas costeras que vigilaban el litoral ante los ataques de piratas berberiscos. En su fachada sur destaca un reloj de sol fechado en 1780.

Junto al edificio se encuentra el yacimiento arqueológico de una antigua necrópolis paleocristiana de la que aún podemos contemplar algunos restos sacados al exterior por las excavaciones arqueológicas.

En la actualidad el edificio está rehabilitado y transformado para albergar un hotel escuela que pertenece a la red de Centros de Turismo de la Generalitat Valenciana. Al lado mismo se ubica el Centre d’Interpretació dels Ullals (Aula Natura).
Continuaremos los indicadores para iniciar el camino de vuelta hasta llegar al punto de bifurcación del inicio de la senda circular, donde nos despediremos de este pulmón natural de Gandia para reiniciar el camino de nuevo hasta la ciudad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies